Ya te hemos hablado de la importancia de contar en tu empresa con un servicio de telecomunicaciones competitivo, fiable y que se ajuste a las necesidades reales de tu negocio.

Acertar en la elección del proveedor redundará, no solo en buenas tarifas, sino en una gestión eficiente que favorezca el buen funcionamiento del equipo

Aquí entra en juego la negociación con los diferentes proveedores de telecomunicaciones, en especial a la hora de valorar la posible renovación del contrato actual.

Muchas empresas evitan la negociación, aceptando la primera oferta que les llega, pero negociar es la única forma de lograr un contrato personalizado que se adapte al día a día de la empresa y mantenga el precio ajustado.

Además, es recomendable que llegues a tener una relación sólida y duradera con tu proveedor de servicios, así evitarlas los cambios continuos de operador que solo dificultan el trabajo del equipo.

Hoy te enseñamos a negociar con tu operador y te contamos qué tener en cuenta para no dejarte nada en el tintero.

Establece tus objetivos (¿Qué quieres lograr en la negociación?) 

Es importante tener bien claro qué queremos conseguir de nuestro actual o futuro proveedor de telecomunicaciones.

Estas son algunas de las peticiones que puedes exponer durante la negociación:

  • Pago flexible: una forma de pago personalizada que alivie el presupuesto mensual de la empresa y favorezca la inversión en otros aspectos es una petición a tener en cuenta.
  • Servicios adicionales: si existe la posibilidad de ganar en innovación o eficiencia operativa, es el momento de solicitarlo. La empresa será más competitiva.
  • Presupuesto cerrado: conocer desde el primer día el precio final de los servicios contratados te permitirá planificar mejor tus gastos, así como evitar sorpresas desagradables. 
  • Precio: los proveedores están más dispuestos a negociar sus tarifas de lo que muchas veces nos pensamos, ya que cada vez cuentan con más competencia. No dudes en negociar por unos precios más competitivos que te ayuden a ahorrar.
  • Nuevos dispositivos: otro factor a negociar es conseguir nuevo material de telecomunicaciones que asegure la compatibilidad con las nuevas tecnologías, sobre todo cuando se trabaja en remoto. Smartphones, tablets, centralitas…
  • Otros: también puedes negociar mejoras en la calidad de servicio al cliente y asistencia técnica, aumentar las medidas de protección y seguridad tecnológica, etc.

A la hora de establecer tus objetivos, puede ayudarte nuestro post con 10 factores que debes tener en cuenta antes de contratar la telefonía de tu empresa.

Cómo negociar con el operador de tu empresa (+ factores a tener en cuenta)

Investiga el mercado y filtra las mejores opciones 

Para una buena negociación es vital conocer bien a los operadores (tarifas actuales, servicios que ofrecen, reseñas de usuarios…).

Te ayudará a visualizar el panorama actual y tomar buenas decisiones.

Toda esta información te servirá para hacer una criba y quedarte solo con los que realmente se ajustan a tus objetivos (y que ya habrás analizado en el punto anterior).

Ahorrarás mucho tiempo y esfuerzo.

💡 Es recomendable contar con un experto que te asesore sobre cuáles son los mejores objetivos para tu empresa y las opciones que cada proveedor puede llegar a ofrecer.

Busca soluciones en las que todos ganen (win-win) 

Como hemos comentado antes, es recomendable tener una relación duradera y de confianza con tu proveedor de telecomunicaciones.

Para ello, es importante mantener una comunicación abierta y constructiva en busca de algo más que una transacción comercial, lograr soluciones que satisfagan a ambas empresas.

Cuando tu proveedor te valora como cliente (y tú a él como operador) y te considera un cliente leal, es más fácil lograr mejoras en el servicio y precios más ventajosos. 

Olvida el miedo al cambio

No siempre es necesario cambiar de operador, muchas veces la solución radicará en negociar el contrato con tu operador actual, pero debes evitar el miedo a cambiar de proveedor de servicios.

(No te pierdas nuestro post: ¿Cambiar de operador móvil o negociar con el actual?).

Este temor puede llegar a limitar la competitividad y eficiencia de tu empresa.

Nuestras recomendaciones son:

  • Explora nuevas opciones y propuestas innovadoras.
  • Potencia la capacidad de tu empresa de ajustarse a nuevas formas de trabajo dentro de un mercado que permanece en continuo cambio. 

Documenta todo por escrito 

Es importante evitar malentendidos y desacuerdos tras la negociación, así como garantizar el cumplimiento con precisión de todos lo acordado.

Para ello, es esencial dejar todo por escrito: los términos y condiciones, los plazos de entrega, los servicios contratados, el precio final…

Este escrito será vinculante, por lo que, en caso de disputa, será una prueba física a la que hacer referencia.

Pero esta documentación no será útil solo en caso de problemas, también será de gran beneficio para tu empresa a nivel interno

Será más fácil supervisar el cumplimiento de los acuerdos si estos están por escrito.

Mantén siempre una comunicación abierta

Te conviene contar con la buena disposición y colaboración de tu proveedor de telecomunicaciones.

Es por ello que debes trabajar en mantener una comunicación distendida y abierta con ellos.

Crea un ambiente de confianza mutua donde sea posible (para ambas partes) exponer las necesidades y preocupaciones, sabiendo que hay opción de adaptar los acuerdos y modificar los términos contratados si es necesario.

Sé flexible y abierto a oportunidades que no tenías en cuenta 

La rigidez acabará limitando el potencial de tu empresa.

El mercado cambia de forma continua y es crucial estar abierto a opciones que no tenías planeadas.

Quizá se propongan adaptar los servicios, te ofrezcan nuevas soluciones, ofertas o avances tecnológicos.

Aceptar estas opciones permitirá a tu empresa adaptarse al entorno cambiante.

Además, ser flexible al negociar con el operador, te ayudará a conseguir un contrato que satisfaga tus necesidades.

Evita estos errores

Uno de los errores más comunes en muchas empresas es no hacer un seguimiento tras la negociación.

Este seguimiento te servirá para:

  •  Comprobar que se cumplen los términos y condiciones pactados.
  • Asegurarte de que se utilizan adecuadamente los servicios y estos se ajustan a las necesidades reales de la empresa.
  • Controlar los costes en telecomunicaciones.

Otro error habitual es la falta de claridad en la documentación.

Omitir ciertos términos o no exponerlos de forma clara y sencilla siempre acaba llevando a malentendidos, disputas o incumplimientos.

Y, por supuesto, te recomendamos que tengas en cuenta todos los consejos que te hemos expuesto en este post.

Pasar por alto alguno de ellos puede dificultar la negociación o hacer que esta sea menos beneficiosa para tu empresa.

Esto podría conllevar que el contrato final de tus telecomunicaciones sea menos eficiente, ventajoso e innovador e incluso que los costes mensuales sean mayores.

La importancia de contar con un experto que te asesore

Como has podido ver, una negociación con uno o varios operadores de telecomunicaciones no siempre es sencillo.

Requiere preparación y dedicación.

Además, no hacer una buena negociación puede radicar en el lastre de cargar con un contrato poco ventajoso para la empresa y unas telecomunicaciones que no se ajusten a las necesidades del equipo.

De ahí que sea importante recibir un buen asesoramiento antes de comenzar las negociaciones.

La ayuda para establecer objetivos, investigar a los operadores y preparar la negociación puede ser muy valioso y traer beneficios a largo plazo a tu empresa.

Gracias a este asesoramiento será mucho más factible conseguir un contrato:

  • Que ayude a la empresa a crecer.
  • Facilite el trabajo en el día a día.
  • Mantenga a raya los costes mensuales, ayudándote a ahorrar.

En Unique somos expertos en negociaciones con operadores de telecomunicaciones, cuenta con nosotros y consigue el mejor contrato para tu empresa.