«Los datos realmente impulsan todo lo que hacemos«. Así lo afirmó Jeff Weiner, ex CEO de LinkedIn, en 2018, y en los últimos seis años esta declaración no ha dejado de ganar relevancia. 

Mientras la información continúa posicionándose como uno de los recursos más valiosos del panorama empresarial actual, los centros de datos (o data centers) están llamados a desempeñar un papel fundamental en el núcleo digital de las compañías. Estas instalaciones no solo centralizan las operaciones y la infraestructura de IT, sino que también almacenan, procesan y distribuyen datos y aplicaciones esenciales para el funcionamiento ininterrumpido de cualquier organización.

Para profundizar sobre el tema hemos querido charlar con David Ribalta, director comercial de Adam, la empresa proveedora de centros de datos neutral con más de 30 años de experiencia, que ofrece las mejores soluciones de Data Center, IaaS y Conectividad. Su objetivo principal: Ayudar a las empresas con soluciones de infraestructura IT adaptadas a resolver las necesidades actuales y futuras de su negocio. 

Su primer contacto con la tecnología IT se produjo sobre el año 1994 cuando entró a formar parte del equipo de Xarxa Cinet, empresa perteneciente a la Fundació Catalana per a la Recerca (GENCAT) que, junto con Goya Servicios Telemáticos, Redes-TB y Servicom, fueron los primeros ISP’s (Internet Service Provider) de nuestro país. 

David Ribalta: “El futuro de los centros de datos es prometedor, la transformación digital de la sociedad y de las empresas así lo indica”Desde entonces, su camino profesional siguió el curso y evolución de la empresa hasta finales de 2015, año en que dejó Vodafone para embarcarse en nuevos proyectos, aunque, como él mismo afirma, siempre ha desarrollado su carrera en el ámbito del mercado corporativo (grandes empresas), concretamente en la generación de negocio, estrategia y planificación: “En 1996 se ponía en España la primera piedra para acabar con el antiguo monopolio de Telefónica y la primera empresa en hacerle frente en la telefonía fija y también en la móvil fue Retevision. La empresa provenía del negocio público de la radiodifusión y pronto se puso tras marcas tan recordadas como Iddeo, Alehop, EresMas y Amena. Ese mismo año Retevision adquirió los ISP’s: Xarxa Cinet, Redes TB y Servicom, con el objetivo de obtener una masa crítica de usuarios de acceso a Internet y poder liderar tanto el despliegue como la implantación de utilidades en estas “nuevas tecnologías”, nos explica David.

Retevision lanzó al mercado importantes innovaciones, como la tarifa plana de acceso a Internet (antes se pagaba tanto por establecimiento de llamada como por los minutos cursados); la factura detallada, ya que antes no existía el detalle de los números llamados, su duración y su coste asociado; el primer servicio ADSL de 256 Kbps sobre par de cobre desagregado, etc.

En 2002, Retevision adquirió los principales operadores de cable españoles: Madritel, Menta, Supercable, Able, Canarias Telecom y Tenaria, formando el Grupo Auna. Desde este grupo se lanzaron al mercado servicios de internet de alta velocidad y TV digital mediante redes de FO y DOXIS 3.0 (Coaxial), también se lanzó con muy poco éxito la primera plataforma TDT bajo la marca; Quiero TV.  En 2005 Auna vendió todos sus activos fijos a ONO (Cableuropa) por 2,2B€ y el 80% de sus activos móviles (Amena) por 6,4B€ a France Telecom (Orange) y en 2014, Vodafone España adquirió ONO por 7,2B€”, repasa con detalle.

Al preguntarle sobre los proyectos y logros que destaca en su carrera profesional, David se remonta a su incorporación como director comercial y de marketing en Adam a principios de 2016: “En el transcurso de este tiempo, hemos conseguido mejorar y amplificar la imagen de nuestra empresa, crecer en número de centros de datos aumentando nuestra capilaridad en el mercado, crecer en ingresos, EBITDA y margen,  adquiriendo solvencia y posicionándonos como un líder en el mercado retail data center y Edge data center. Ahora contamos con 3 data center operativos, uno en construcción y uno adicional en planificación, todos ellos proporcionando servicios ágiles, cercanos y productivos, diseñados específicamente para el segmento corporativo no mayorista (retail)”.

Y añade: “También acompañamos nuestra oferta de servicios data center con conectividad a Internet a través de AS y BGP propio, estando presentes en los principales IXP: ESPANIX, CATNIX y DECIX. Somos completamente neutrales y además de su presencia en nuestros centros, disponemos de acuerdos mayoristas con la mayoría de carriers, por lo que proporcionamos circuitos ethernet entre sedes de cliente y data centers, así como anillos redundados entre todos nuestros centros y con los principales PoP del país en Madrid y Barcelona. Adicionalmente, disponemos de circuitos dedicados (L2 y L3) con todas las plataformas de servicios de Cloud Público (AWS, Azure, Google, Oracle, IBM, etc.) ubicadas en la Unión Europea y UK, lo que permite una completa hibridación de servicios IT”.

En cuanto a las tecnologías emergentes que mayor impacto tendrán en la infraestructura de data centers, el director comercial de Adam apunta que el sector afronta muchas oportunidades y algunos retos: “En primer lugar, la energía. Somos grandes demandantes de potencia, un data center actual puede utilizar más cantidad de potencia eléctrica que un pueblo o barrio de 25.000 habitantes. Además, somos grandes consumidores de energía y la consumimos en 24/7, por lo que tenemos que esforzarnos por ser respetuosos y coherentes con el medioambiente. Para serlo, nosotros utilizamos energías procedentes al 100% de fuentes renovables, implementamos tecnologías de Free Cooling, que consisten en utilizar fuentes naturales de refrigeración, disponemos de generación fotovoltaica y además construimos de forma modular, lo que nos permite diseñar y construir espacios técnicos conforme los vamos necesitando”.

Junto al reto energético, David nos habla de otros dos de igual importancia: “La conectividad: Hemos pasado muy rápidamente de tratar con Mb a Gb de capacidad. Hoy en día es habitual trabajar con clientes que demandan accesos a Internet de 100Gb, redes PaP gestionadas de 100 Gb y redes de fibra oscura. Esto aporta cierta complejidad en la gestión de las redes. Y también es fundamental el acceso al conocimiento y al talento. Estamos en un sector en el cual no existe formación reglada específica, y existe escasez de perfiles. Nuestros profesionales provienen de diferentes sectores técnicos: ingenierías, telecomunicaciones, sistemas eléctricos, sistemas frigoristas, seguridad y cumplimiento, etc.”.

David Ribalta: “El futuro de los centros de datos es prometedor, la transformación digital de la sociedad y de las empresas así lo indica”

Flexibilidad, ahorro o acceso a la tecnología son algunos de los beneficios que aporta la virtualización en los data centers modernos: “La virtualización ha cambiado el paradigma del mercado, sin ninguna duda nos ha aportado importantes beneficios a las empresas y a la sociedad, como la flexibilidad, el acceso a increíbles tecnologías IT en pago por uso, los ahorros en CAPEX, etc. No obstante, estamos viendo como pocas empresas, pero muy grandes, están absorbiendo esta gran demanda de recursos IT por parte del mercado, por lo que creo que es sumamente fácil incurrir en el conocido vendor look in, pudiendo estos gigantes agraviar al mercado con sus estrategias de crecimiento basadas en la tarificación de sus servicios. Esto se constata fácilmente revisando el reciente caso de la adquisición de VMware por parte de Broadcom”. 

A pesar de que estos nuevos centros de datos también pueden estar expuestos a algunas amenazas de seguridad, en Adam se encargan de prever, evitar y mitigar las distintas situaciones para ofrecer servicios 100% seguros a sus clientes: “Los data center están construidos y son operados de forma en la que proveemos lo muy improbable y esperamos lo probable.  Es decir, hemos contemplado, evitado y/o mitigado posibles amenazas, como catástrofes naturales, actos vandálicos, delincuencia, interrupciones de energía y conectividad, etc. Sabemos que no podemos evitar que ocurran sucesos, pero nuestro trabajo es preverlo implementando sistemas de respaldo y redundancia, para que en el caso de que estas cosas sucedan, su impacto jamás permee o afecte a nuestros clientes y a nuestras capas de negocio. Esto se obtiene, revisa y constata mediante las múltiples certificaciones que ostentamos”.

Para todas aquellas empresas que están planificando construir o expandir sus data centers, David Ribalta tiene un consejo valioso: “Mi consejo sería no hacerlo si no se van a dedicar 100% a este negocio. Destinar abundantes inversiones a crear un data center propio cuando no es tu core de negocio, no me parece una buena idea.  Por supuesto, puedes hacerlo, pero te será muy difícil y extremadamente costoso obtener los niveles de redundancia y cumplimiento que obtendrías al contratar un simple servicio de colocation/housing en un data center ya establecido”. 

Y añade: “Tengamos en cuenta, por ejemplo, el coste mensual de 3 turnos diarios de un guardia de seguridad. El disponer de varios operadores y redes redundadas en tu centro de datos, accesos a internet multi operador, monitorización, los mantenimientos y las obsolescencias de los equipos y materiales: transformación, potencia energética, UPS´s, grupos electrógenos, refrigeración, extinción, sensorización, etc.”

Para terminar, le preguntamos cómo ve él el futuro de los data centers en los próximos 5 a 10 años: “El futuro de los data center es prometedor y creo que vamos a seguir creciendo a buen ritmo, la transformación digital de la sociedad y de las empresas, así lo indica. La irrupción de la AI puede ser una buena palanca de crecimiento, aunque aporta también algunos desafíos en cuanto a la necesaria densidad energética que requiere debido a su uso intensivo de GPU’s.

Todas las transacciones telemáticas en las que intervenga la gestión de datos, intercambios de tráfico, plataformas Cloud, IaaS, SaaS, DaaS, PaaS, proveedores de hosting, back Up, etc., se ubican en data centers, por lo que todos los proveedores o gestores digitales necesitan y necesitarán cada vez más este tipo de instalaciones”.

Tras charlar con David Ribalta nos queda claro que no solo es experto en data centers; sino un profesional con visión innovadora que comprende que detrás de cada byte de información deben haber personas y procesos que protejan y optimicen las infraestructuras de datos para garantizar el éxito y la continuidad de cualquier negocio en la era digital.